Mini Repo

  • Compartir:
  • A+
  • A-

16/11/2010

Sin políticas públicas permanentes no hay solución a los problemas



Entrevista al diputado Claudio Presman

Claudio Presman se define a sí mismo como “un tipo muy común y bastante introvertido”. Aunque no lo diga, se le nota también que es un apasionado de la política y en particular de su partido, en el que empezó a militar a los 14 años. “El día que no haya más radicalismo me voy a mi casa”, afirma categórico y sostiene que ser radical es como una “religión”, es “una forma de ver la vida”. Presman integra el bloque de legisladores de la UCR y reconoce que la democracia tiene aún “una deuda muy grande” con los más necesitados, como así también que “hay que seguir trabajando para superar ese divorcio que hubo entre la sociedad civil y la política”.

¿Por qué decidió dedicarse en la política?
Empecé desde muy chico. Tengo 42 años y arranqué a los 14 en el secundario; en el Nacional 17.

O sea en pleno resurgimiento de la democracia…
Sí. Arranqué el secundario en la época en que terminaba la dictadura; hice primer año durante la Guerra de Malvinas. La figura de Alfonsín y su lucha por los derechos humanos, la restauración de la vida contra la muerte, fue lo que me atrajo al alfonsinismo primero y después al radicalismo.

¿Y en términos más amplios por qué diría que la política es importante para la sociedad?
Porque a partir de Alfonsín y de su visión de la ética y la solidaridad entendí de muy chico que la política es la herramienta para cambiar la vida de la gente; es lo que permite transformar la realidad y hacer una sociedad un poco más justa. De ahí, mi vocación por la cosa pública.

La gente, sin embargo, no termina de reconciliarse con la política.
Hoy, tal vez, no tiene esa percepción porque la democracia tiene una deuda importante con la ciudadanía; hay una deuda muy grande sobre todo con los que menos tienen y más vulnerables son. Hay mucho para trabajar en ese tema y es responsabilidad de todos saldar esa deuda. Eso hizo que lo que vino después, el individualismo de los ’90 y la no política del menemismo, que en realidad era política porque la cuestión de la muerte de las ideologías y el sálvese quien pueda era política, llevara a la sociedad a desangrarse.

¿Se vive ahora una etapa de reconstrucción de la política?
Desde 2001 hasta acá se reconstruyó el camino y hay que seguir trabajando para superar ese divorcio que hubo entre la sociedad civil y la política; hay que trabajar para que la gente entienda la política como el único modo que existe para encontrar la solución a los problemas de los argentinos.

¿Por dónde pasa esa reconstrucción de la política?
Me da la sensación de que hoy en día, reconstruido ese tejido que se rompió en el 2001, la posibilidad de reconstrucción pasa por encontrar diálogo, consensos y por discutir los problemas más acuciantes y complejos que tenemos hoy y encarar políticas de Estado para darles respuesta, como ocurre en otros países; que haya grandes acuerdos nacionales sobre cuatro o cinco temas y que sobre eso no se discuta ni se cambie, independientemente de quién gobierne. Sin políticas públicas permanentes no hay solución a los problemas. Si no entendemos que un gobierno no puede dar marcha atrás con todo lo que hizo el anterior, no hay salida; lo hace Uruguay, lo hace Chile, lo hace Brasil… no me refiero a países europeos, lo hacen países hermanos. Hay que entender la política de Estado como una política de construcción permanente.

¿Al radicalismo lo atrajo Alfonsín o tenía antecedentes familiares en el partido?
No. La mía era una familia de clase media judía. Sí era una familia radical, pero la verdad que lo que me atrajo fue el planteo de Alfonsín, eso que decía al principio de la vida contra la muerte. A un año y medio de su muerte, su último legado, esto del consenso, el diálogo y la paz, es lo que más necesitamos hoy; hay que revalorizar el diálogo por sobre todas las cosas y también el respeto de las libertades y la institucionalidad.

¿Cómo era esa familia de clase media judía?
Tres hermanos, padre y madre hijos de inmigrantes… seguimos siendo todos muy unidos. Mamá, ama de casa; mi papá, comerciante, venido abajo en el gobierno de Alfonsín… Luchadores; toda la vida luchando por progresar.

¿Hermanos mayores o menores que usted?
Uno mayor y otro menor,  yo soy el del medio.

¿Y qué tal ser el hermano del medio?
La verdad, yo la pasé bárbaro. No tengo de qué quejarme: soy el del medio de dos hermanas mujeres así que siempre fui muy mimado.

¿Y a ninguna de sus hermanas se les dio por la política también?
No, las dos viven en México, producto de la crisis del 2001. O sea que el alfonsinismo dejó muy mal a mi viejo en el ’89 y la Alianza hizo que mis hermanas se fueran del país.

¿Y qué dicen ellos de que usted sea radical?
Sienten orgullo. Nunca hablamos puntualmente del tema, pero saben que siempre tuve una actividad política que me llevado a dejar de hacer mucho en mi vida personal. Nos respetamos; cada uno hace su actividad y su vida.

¿Tuvo que dejar muchas cuestiones personales de lado por haberse dedicado a la política?
En la política hay que dejar mucho de lo personal, sobre todo en la etapa en que uno es más chico; tuve que dejar mucho cuando milité en la Franja Morada en el secundario y en la Juventud Radical, dejas de hacer cosas con amigos de la vida y vas encontrando nuevos amigos en la militancia política. La militancia es algo a lo que uno se dedica las 24 horas por día y la vida de uno termina siendo eso.

¿Y cómo maneja ese asunto con su pareja y sus hijos?
Bien. Soy un padre muy dedicado a mis hijos, pero bueno… trasmitiéndoles que uno ha elegido la actividad pública.

¿Cuántos hijos tiene?
Tres. Son chicos y como vivimos en una sociedad crispada, donde en un momento determinado todos los políticos eran malos, viven con eso. Uno debe transmitirles y mostrarles que es diferente, que en una sociedad hay políticos buenos y malos, como médicos buenos y como señores que viajan en taxi que son buenos y malos. Los educo, sobre todo, en función de las libertades, de que tengan la decisión propia de hacer lo que tengan que hacer y ante todo que sean buena gente.

¿Qué vínculo tiene con la religión?
No soy ortodoxo, pero sí practicante.

De chico vivió en Estados Unidos…
Sí, un año, porque la hermana de mi mamá vive en Estados Unidos y mis padres tomaron la decisión de irse.

¿Cómo fue esa experiencia?
Linda. Hice sexto grado y la verdad la pasé bárbaro. Me encontré con un mundo distinto, una realidad diferente y con primos que no conocía.

¿Adónde fue?
A Los Ángeles. Era otra vida, fueron como unas vacaciones porque vivía en una ciudad chiquita, andaba en bicicleta.

¿Le molesta que sus hijos en Buenos Aires no puedan vivir ese tipo de cosas?
Me molesta que haya cambiado tanto. Cuando yo era chico viví en varios barrios y era diferente. Hoy mis hijos no tienen la libertad que tenía yo. Antes a los 8 ó 9 años ibas al colegio caminando solo y no pasaba nada; hoy tal vez tampoco pase nada, pero uno no se anima a dejar ir a sus hijos solos al colegio. La experiencia en Estados Unidos me cambió bastante y también me cambió mucho un accidente muy grande que sufrí como producto de la militancia política en el año 1987.

¿Qué le pasó?
A la salida de un escrutinio en noviembre del ‘87 fui atropellado; un accidente bastante violento. Tengo el cráneo fracturado y la pasé muy mal; estuve casi dos años fuera de combate.

¿Qué diría que cambió en usted a partir de aquel accidente?
Te cambia absolutamente la perspectiva de las cosas. Soy un tipo mucho más tranquilo que antes, no me desespero por las cosas, trato de tomar las cosas con calma, no soy de reaccionar en caliente, sino de usar esa frase de Napoleón “vísteme despacio que estoy apurado”.

¿Con el paso del tiempo fue perdiendo esa forma de tomarse la vida o lo mantiene?
No, esas cosas quedan marcadas a fuego y sumadas a la cuestión religiosa te dan una tranquilidad espiritual que te lleva por un camino derecho.

¿Qué añora de sus primeros años en la militancia?
Que antes era todo mucho más sincero. Teníamos que instalar la democracia, echar a la dictadura…, era diferente; nos sentíamos parte de un engranaje que venía a cambiar la Argentina. Se vivía con otro espíritu; había menos violencia, menos individualismo.

Hoy hay radicales en muchas fuerzas, pero usted sigue en el radicalismo…
Y voy a seguir toda la vida. El día que no haya más radicalismo me voy a mi casa. El radicalismo lo entiendo como una forma de ver la vida, por eso somos correligionarios, porque esto es como una religión, es una manera de entender la libertad, la democracia… no podría estar en otro lado que no fuera el radicalismo y por eso me quedé en el partido en sus peores momentos y nunca me fui. Entiendo las salidas de algunos, pero no como defienden otros partidos o gobiernos como si fuera lo mejor que le pasó a la Argentina desde el ‘83 a la fecha.

¿Qué figura de la política rescata más allá de Alfonsín?
Alfonsín fue por quien empezamos a militar, por quien dábamos la vida. Hay muchos dirigentes de mi partido que respeto y que han dado su vida por la democracia. Siempre milité con Jesús Rodríguez y creo que es uno de los tipos más lúcidos de su generación, también rescato mucho a Marcelo Stubrin, a Enrique Nosiglia, a Ricardo Alfonsín… rescato mucho a dirigentes de esa vieja Junta Coordinadora que dieron mucho por consolidar la democracia.

¿Vive haciendo política o en algún momento se desconecta?
Hago cosas, sí; tengo actividades con mis hijos, voy mucho al cine, leo…

¿Algún deporte?
Jugaba al fútbol, ahora no tanto; me gusta mucho ver fútbol.

¿De qué cuadro es?
De Chacarita. Soy de la clase media judía que de Rusia vino a Entre Ríos y después recaló en Villa Crespo y ahí estaba la cancha de Chacarita.

¿Cuál es el lugar de Buenos Aires que más le gusta?
Avenida de Mayo y todo lo que sea el casco histórico.

16/11/2017
Reunión 33
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

09/11/2017
Reunión 32
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

02/11/2017
Reunión 31
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

12/10/2017
Reunión 30
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

05/10/2017
Reunión 29
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

Últimas Noticias


NUEVOS LEGISLADORES 2015

Ver Todo





La Legislatura y la gente

Nuestro Programa de TV


Bloque IV

Sección Cultural: Declaración de Interés Social y Deportivo al 2do. Día Paralímpico Argentino

Ver todos los programas


Twitter

aplicaciones

Descargate las Apps de tus Legisladores

Enterate de todo lo que queres saber y mantené contacto directo con las personas que te representan
Disponible la App Oficial de tu Legislatura