SESIÓN ORDINARIA EN VIVO

Reunión del año (23/11/2017)

Documento Labor

Mini Repo

  • Compartir:
  • A+
  • A-

13/04/2011

En la política hay que poner mucho esfuerzo y sacrificio



Entrevista al Diputado Ezequiel Fernández Langan

Ezequiel Fernández Langan siempre quiso ser político. Ya a los 11 años, mientras sus amigos leían los suplementos deportivos y fantaseaban con convertirse en estrellas del fútbol, él prefería leer las secciones de política y soñaba con ser, algún día, secretario general de las Naciones Unidos. Estuvo a punto, de hecho, de estudiar Relaciones Internacionales, pero finalmente se decidió por Derecho y su gusto por la política partidaria se impuso a su interés por los asuntos exteriores.

Entró al PRO hace casi diez años y a los 32 está dando sus primeros pasos como legislador. Hasta su ingreso a la Legislatura, para reemplazar al fallecido Gerardo Ingaramo, estuvo al frente de la Dirección de Juventud porteña. Se define como un “sufrido” hincha de Racing y dice que llegado el momento le gustaría ser recordado “como una buena persona, un tipo honesto, laburador, que siempre busca el consenso”.

¿Qué sintió al enterarse que sería legislador?
Yo había trabajado del 2003 al 2007 en la Legislatura; había sido asesor parlamentario de Soledad Acuña y después de Gabriela Michetti en temas más institucionales. En ese momento era presidente de la Juventud del PRO y después asumí como director de Juventud de la Ciudad. Conocía la Legislatura, el trabajo parlamentario, las comisiones y la gente… es un poco volver a una casa adonde casi que empecé a trabajar.

Pero vuelve del otro lado del mostrador… antes era asesor, ahora legislador. ¿Qué cosa no le gustaba del trabajo de los legisladores mientras usted era asesor y se proponía cambiar si algún día llegaba a ser legislador?
El trabajo de un asesor es diferente al de un diputado; la responsabilidad y la toma de decisiones son diferentes. El asesor da una opinión y después la decisión política la toma otro; eso es así por más que a uno pueda gustarle más o menos.

¿Diría que el que hace el trabajo es el asesor y el diputado es quien se lleva los méritos?
Hay un poco de eso, pero soy de los que piensan que la política es un juego colectivo. Uno puede tomar una definición, pero porque tiene un montón de colaboradores que leen todos los proyectos, van a las reuniones y acercan ideas e iniciativas. Al diputado le llega el trabajo bastante cocinado, pero también es cierto que es el que tiene la responsabilidad de tomar las decisiones. Ahora que estoy sentado en una banca siento que esa es una responsabilidad enorme, pero también un honor. La ventaja de haber sido asesor es que uno conoce el trabajo de los colaboradores y eso hace que uno lo valore más.

¿Qué diferencia marcaría entre el trabajo en un cargo en el Ejecutivo, donde usted se desempeñó, y el de un legislador?
Trabajar en cuerpos colegiados requiere de muchísimo trabajo para llegar al consenso en un montón de temas y la visión es diferente. En el Ejecutivo uno planifica y lleva adelante un plan de acción; en la Legislatura para aprobar un proyecto hay que acordar para conseguir los votos.

¿Cuándo se planteó ser político?
La política me gustó siempre, desde chico. Yo estudié Derecho en la Universidad del Salvador para hacer política porque el ejercicio de la profesión no me apasiona; puedo estar haciendo política 18 horas por día y haciendo un escrito me aburro a la media hora. Lo que me pasaba era que no me sentía cómodo con las estructuras tradicionales que veía y quería participar en algo diferente.

¿Qué le atraía de la política?
Qué es el lugar desde el que se cambia la realidad.

¿Y a qué edad decidió que estudiaría derecho para ser político?
A los 11 ó 12 años. Y en el centro de estudiantes del Salvador tuve una participación que fue la que terminó de decidirme.

¿Cómo fue su ingreso formal a la política?
Empecé a fines del 2002. Ahí definí que quería hacer política desde un partido y vi en Mauricio Macri una idea de renovación en serio.

¿Coincide con el análisis de que hoy hay mucha mayor participación de los jóvenes en la política y una revalorización de la política de parte de los jóvenes?
Sí, coincido, y no viene de ahora. Ya en la Legislatura había en 2003 un montón de gente que tenía menos de 35. Ya desde esa época había en los diferentes partidos una renovación, lo que pasa es que en algunos espacios eso sólo termina siendo un discurso y los jóvenes no aparecen en lugares de toma de decisiones. Y hay que decir también que hay muchísimos jóvenes que tienen los mismos vicios de la más vieja política. La juventud en sí no es una virtud; si no viene acompañada de un cambio de paradigmas y de nuevos proyectos y transparencia no sirve de nada.

¿Qué dicen de Ezequiel Fernández Langan sus amigos que no son de la política?
La gente entiende poco del funcionamiento de las instituciones políticas; están contentos, pero no terminan de entender cuál es el trabajo de un legislador. Eso a veces me asusta.

¿Tiene mala prensa la política?
Sí. Todos mis amigos son profesionales o han seguido otros rumbos y tienen esa cosa de que la política no es buena, que son todos corruptos y es difícil sacarle ese mote.

¿Sigue tratando de hacerlos cambiar parecer o ya se dio por vencido?
No, se los explico todo el tiempo. Siempre les digo que hay políticos que son sumamente honestos y que laburan todo el día. Además, se predica con el ejemplo; cuando ven que uno no tiene un auto importado, que se toma el subte para venir a la Legislatura, se entiende que uno tiene otras responsabilidades pero es igual a los demás.

Usted quería ser político y por eso estudió Derecho. ¿Considera que los abogados son mejores políticos que los demás?
No, en mi equipo hay politólogos, licenciados en Relaciones Internacionales. Yo siempre quise estudiar Derecho porque me gustaba y para tener una herramienta más para la política porque te da un conocimiento amplio de la normativa que por ahí otras carreras no te dan.

¿Tuvo algo que ver la familia en su interés de toda la vida por la política?
No, me gustaba a mí. Me gustaba leer de política. A los 11 años, mientras mis amigos leían las cosas de deporte, yo leía la sección política. Hoy es igual: voy a mi casa, y mi mujer me mata porque ella es médica, y veo todos los programas políticos que hay. Para mí es un placer y hay un montón de veces que no siento que esté trabajando. De chico mi sueño era ser secretario general de las Naciones Unidos; esa cosa de la política internacional que me sigue gustando.

¿No le dio por estudiar Relaciones Internacionales o de entrar en el servicio exterior?
Estuve a punto, pero después me definí por la política partidaria.

¿Cómo tomaron los suyos el hecho de que usted fuera el primer político de la familia?
Lo tomaron bien, están contentos. Es la profesión más noble que hay si uno la ejerce como tal. Soy de los que creen que hay que revalorizar la política y que en política deben estar los mejores, los más honestos, los más comprometidos y los que realmente sientan esto porque es desde la política donde se van a cambiar las cosas. Por eso aspiro a que cada vez haya más jóvenes en todos los partidos con esta concepción de que la política es full life. Uno está en esto muchísimo tiempo, sacrifica mucho, pero es un honor.

¿Full life quiere decir que es imposible desvincularse de la política?
No sé si la política es algo para siempre, pero sí es una actividad en la que uno deja todo mientras la realiza y en la que hay que poner mucho esfuerzo y sacrificio.

¿Es difícil cortar en algún momento para dedicarse, por ejemplo, a la familia o los amigos?
Admito que a mí me cuesta mucho. Es una actividad que es muy demandante y uno siente una gran responsabilidad todo el tiempo.

¿No se siente agobiado en algún momento?
Uno se termina acostumbrando. No es que me pasa a mí, sino a todos los políticos.

¿Y su mujer qué dice?
Por suerte le gusta la política. Además está acostumbrada porque me conoció haciendo esto y ya sabe cómo es.

¿Apaga el celular en algún momento?
No, no lo apago.

¿Se desconecta de la política en algún momento?
Sí, sí. Ahora estoy tratando de salir un poco más a correr y ahí apago el teléfono.

¿No hay cosas de la política que le fastidien?
Uno se va acostumbrando, pero hay cosas que saturan. Por ejemplo, cansa el exceso de politiquería o la rosca más de café. Uno está en esto para generar políticas de Estado que lo trasciendan y muchas veces el egocentrismo está por encima de eso.

¿Qué cosas añora de su infancia?
Que vivía más despreocupado de todo. Lo que añoro mucho es esa cosa inocente de salir con amigos, jugar al fútbol, ir a bailar…
 

¿Siempre vivió en la ciudad de Buenos Aires?
No, viví en varios lugares. Conozco bastante el país. Viví en Tandil, en Azul, en San Martín de los Andes. Me gustan mucho las provincias porque la gente tiene ahí una mirada muy diferente a la de la ciudad.

¿En qué barrio vive?
De chico vivía en Belgrano; ahora vivo en Palermo.

¿Palermo por alguna cuestión en particular?
No, no. Fui a vivir a Palermo y la verdad que descubrí el barrio que me encanta.

¿Cambiaría la ciudad de Buenos Aires por alguna otra en la que vivió o conoció?
No, la verdad que no porque Buenos Aires me encanta; es una ciudad que tiene todo. Tiene una riqueza cultural e histórica que no la tiene ninguna otra ciudad en la Argentina.

¿Además de correr, hace algún otro deporte?
Fútbol. Hice de todo un poco, pero el fútbol es colectivo; uno va a jugar y después se va a comer con amigos.

¿Tiene una rutina de fútbol con amigos?
Si una vez por semana tratamos de jugar y también una vez por semana voy a comer con amigos. Con ellos converso y veo que la política les pasa por otro lado; si hay inflación, qué pasa con el impuesto a las ganancias… no es que están preocupados por lo que se trató en la Legislatura la semana pasada. Ahí te das cuenta que a la gente la política le afecta realmente cuando le toca directamente.

¿De qué equipo de fútbol es hincha?
De Racing.

¿Cuestión de familia?
Sí. No soy fanático de ir a la cancha todos los domingos. Ser de Racing es bastante sufrido… una sola vez lo vi campeón.

¿Tiene hermanos?
Una hermana mayor. Nada que ver con la política; es ingeniera en alimentos.

¿Qué extraña de la Argentina cuando está en el exterior?
Todo; la verdad que en ningún lado se vive como en este país. La forma de ser de los argentinos, la calidez, la hospitalidad y el buen humor no se encuentran en otros países; creo que los españoles son los más parecidos a nosotros. La Argentina es un país único para vivir en el mundo y si la clase política se pusiera de acuerdo en diez o doce políticas de Estado claves se podría posicionar en quince años entre los diez países más importantes del mundo.

¿Cómo qué ciudad le gustaría que fuera Buenos Aires?
Y… Barcelona, París o Nueva York. Cada una con sus características son ciudades para imitar; lo mismo Madrid. Lo bueno es que la ciudad de Buenos Aires tiene todo para desarrollarse.

¿Cuándo va al cine qué elige: una romántica o una de acción?
No, una de acción u otra de suspenso.

¿Y su mujer va contenta?
Ella tira más para el lado de la comedia, pero tenemos un buen balance. Ella es médica, trabaja en un hospital público y otro privado; es un poco mi cable a tierra y me ayuda a ver las cosas desde otro lado.

¿Para vacaciones: mar o montaña?
Trato de viajar y si no alterno. A mí mujer le gusta más el mar y a mí más la montaña. Viajar me gusta mucho y es la mejor manera de aprender. Trato de disfrutar, de conocer a la gente, no planifico demasiado los viajes y camino mucho.

¿Qué huella querría dejar en su paso como político?
Me gustaría que me recuerden por haber hecho aportes concretos y por haber tratado de mejorar la calidad de vida de los argentinos. Me gustaría ser recordado como una buena persona, un tipo honesto, laburador, que siempre busca el consenso.

¿Todo político sueña con ser presidente?
No, yo no y no creo que todos sueñen con eso. La política tiene un montón de similitudes con el fútbol. Hay tipos que saben jugar de 10 y otros de arquero; la política es un juego colectivo y hay gente que juega muy bien de 5, pero mal si la ponen de 10 y los que llegan a presidente son los 10, son los que tienen la visión más completa del juego, son los distintos.

28/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ESPECIAL
Documento Labor

23/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor

16/11/2017
Reunión 33
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

09/11/2017
Reunión 32
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

02/11/2017
Reunión 31
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

12/10/2017
Reunión 30
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

05/10/2017
Reunión 29
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

Últimas Noticias


NUEVOS LEGISLADORES 2015

Ver Todo





La Legislatura y la gente

Nuestro Programa de TV


Bloque IV

Sección Cultural: Declaración de Interés Social y Deportivo al 2do. Día Paralímpico Argentino

Ver todos los programas


Twitter

aplicaciones

Descargate las Apps de tus Legisladores

Enterate de todo lo que queres saber y mantené contacto directo con las personas que te representan
Disponible la App Oficial de tu Legislatura