SESIÓN ORDINARIA EN VIVO

Reunión del año (23/11/2017)

Documento Labor

Mini Repo

  • Compartir:
  • A+
  • A-

26/08/2009

Vienen dos años movidos y de incertidumbre



Entrevista al Diputado Julián D’Angelo

Identificarse como socialista en la República Argentina tiene de fortaleza y sacrificio, salvo en Santa Fe. Sólo suponemos. Si remitimos la pertenencia a la Capital, es aún más complejo. Aquí, lo que quizá hubiera sido fácil en otro país, no lo es. Hay sueños, proyectos, ideas de cambio, pero los votantes de la Ciudad son (somos) veleidosos, arrogantes, temperamentales, atentos al reflejo del gobierno Nacional, ganas de diferenciase. Por cierto, ausencia de ideología sostenida. Entonces el debate se reduce a un toma y daca.

En artículos bien interesantes Julián D’Angelo sostiene:
Luego de la explosión financiera norteamericana y su terrible efecto dominó en la economía global algunos pretenden circunscribirla a un escenario macroeconómico similar a la crisis del '30 de la cual se salió con el keynesianismo, la Segunda Guerra Mundial y el estado benefactor. Pero, más allá de la recurrente referencia a la codicia de "algunos", que el mismo Barack Obama citó en su discurso de asunción como presidente de los Estados Unidos, poco se habla del fracaso de un modelo gerencial que llevó a la quiebra a empresas con más de un siglo de vida. Se habla de las consecuencias de la ausencia del Estado y de la falta de regulaciones y se enfoca en los salvatajes millonarios y la formulación de políticas públicas activas.
Si en lugar de ver a esta crisis como novedosa, terminal y refundacional la viéramos como una expresión más de un ciclo que incluye los procesos de reingeniería y downsizing, la explosión de la burbuja de las puntocom, la quiebra de Enron y otras similares y ahora la crisis de las hipotecas subprime, miraríamos menos la codicia de algunos y las políticas públicas y nos detendríamos más en la matriz del modelo gerencial imperante
”.

¿De dónde viene su vínculo con la política?
Mi familia siempre estuvo vinculada con la política, aunque no eran socialistas. Eran peronistas, en realidad atravesaron todos los movimientos nacionales y populares. Mi abuelo fue concejal por el radicalismo en Mendoza y después militó en el peronismo. En su momento tuve lazos familiares con algunos dirigentes peronistas de la provincia de Buenos Aires y mi tío abuelo fue presidente de la Corte Suprema de Justicia en San Luis.

¿Y sus padres?
Ellos no eran militantes, para nada. Eran típicos de clase media; mi papá empleado público y mi mamá ama de casa. Simpatizaban con el peronismo pero a partir del gobierno de Menem hubo una ruptura total. En esa época empecé a militar en el centro de estudiantes del secundario y cuando ingresé a la facultad de Ciencias Económicas de la UBA, en pleno auge por la ley de Educación Superior, comencé mi militancia en el socialismo, más que nada buscando una opción de izquierda que luchara por la educación pública.

¿Dónde hizo el secundario?
Fui al comercial de San Isidro. Al centro de estudiantes lo formamos nosotros. Lo formábamos, nos lo cerraban, lo formábamos de vuelta… era difícil.

¿Por qué?
Por la poca participación de los estudiantes.

¿Qué cambios nota entre aquella época de militancia juvenil y la de su posterior participación en el gobierno porteño y la Legislatura?
Es todo un largo derrotero. Yo me recibí en el ’97 y ahí empecé a trabajar en la facultad; fui funcionario en Económicas, después trabajé en la Legislatura y desde 1995 milito en la Boca. Fue todo un proceso muy natural de crecimiento del grupo. No soy como otros legisladores jóvenes de otras fuerzas que no tienen militancia.

¿En qué diría que se nota esa falta de militancia?
En la percepción de la política que tiene alguien que la ve de afuera y que enseguida empieza a ejercer un cargo importante. Uno se da cuenta por la forma en que encaran el trabajo y en sus decepciones; uno nota que quizás esperaban otra cosa o que no están a la altura de las circunstancias. No quiero criticar, pero la verdad creo que eso ha empobrecido un poco el trabajo legislativo porque los nuevos no vienen con la práctica del consenso y el diálogo; no es lo mismo trabajar en lo privado que en lo público; lo ha demostrado Mauricio Macri con la gestión: no es lo mismo gestionar el Estado que un club.

Sin embargo, los porteños votaron otra vez a favor de Macri en la última elección. ¿Qué análisis hace de esa decisión del electorado?
Desde el socialismo no creemos que el 60 por ciento de los porteños sea de centroderecha y antes fuera de centroizquierda porque votaba a Aníbal Ibarra. Hubo un agotamiento de la gestión y muchísimos errores del gobierno ibarrista que hizo que la gente optara por otro candidato, pero fue Macri o podría haber sido otro típico político como Domingo Cavallo o Gustavo Béliz; no creo que la gente haya elegido a Macri porque provenía del sector privado, sino porque quería un cambio de gestión.

¿Cómo pasó de la participación en un centro de estudiantes de San Isidro a la militancia política en la Boca?
Yo nací en Capital, pero mi abuelo cuando se jubiló compró una casita en Martínez y fuimos a vivir ahí. Nunca, sin embargo, me sentí de San Isidro; siempre fuimos de clase media baja. La decisión de trabajar en la Boca tuvo que ver con la militancia en la universidad: cuando empezamos a desarrollar el partido en los barrios, no teníamos local en la Boca y así fue que nos decidimos a trabajar en ese barrio.

Decía que la suya era una familia de clase media baja.
Sí. Siempre fui a escuela pública. Somos tres hermanos. Mi viejo era empleado del Estado y antes, cuando mis hermanos eran más chicos, estuvo desocupado y tenía varias changas. Después fue de vuelta desocupado porque fue víctima de los grandes despidos de Menem.

¿Dónde trabajaba?
En la parte administrativa de Fábricaciones Militares. Cuando lo despidieron fue un momento un poco fuerte porque estaba desocupado y la indemnización era en cuotas y se fue yendo también en cuotas. Mi mamá trabajaba en la costura y mi hermano mayor también empezó a trabajar; así, a los tumbos, fuimos saliendo.

¿Usted no salió a trabajar?
No. Mis viejos estaban empecinados en que no laburara porque querían que progresara en el estudio. No trabajaba, pero militaba.

¿Y sus padres qué le decían de la militancia?
Ponían mala cara, pero mientras yo aprobara las materias, no me lo impedían; el tema era que me recibiera. Me acuerdo que me costaba mucho comprar los libros.

¿Por qué eligió Económicas?
Me gustaba. Mi mamá había estudiado para contadora también y dejó un poco antes de casarse. Además, ya me gustaba la política y entonces era abogado o administrador; contador me parecía demasiado técnico. Cuando empecé Administración, me encantó. Ahora soy profesor en la facultad. Hay dos perfiles, uno más técnico y otro más científico, y siempre estuve ligado más a este último perfil.

¿Además de ser el más chico, cuál era su rol en ese grupo de tres hermanos?
Éramos los tres parecidos; puede ser que fuera el más mimado.

¿Qué diferencia de edad se llevan?
Ese es el tema: diez años con el más grande y siete con el otro. Siempre estuve acostumbrado a manejarme con personas más grandes porque, además, todos mis primos son de la generación de mis hermanos.

¿Y cómo se llevaba con eso de ser el más chico entre los grandes?
Está bueno. Después, cuando empecé a participar en la política, también era chico entre los grandes y ya estaba acostumbrado.

¿Sus hermanos no se involucraron en la política?
Mi hermano mayor, sí; participa con nosotros. En su momento, militaba en algunos grupos de izquierda del peronismo y después se incorporó al socialismo. Mi hermano del medio, no; es médico.

¿A sus padres no le gustaba que militara por una cuestión política o por temor a que desatendiera sus estudios?
Por el tema de los estudios. En casa siempre se habló de política. Me acuerdo que en el ’83, yo tenía nueve años, hinchaban por Italo Luder y después, en el ’85, cuando se armó la renovación, hinchaban por Antonio Cafiero. Su miedo era que la militancia me quitara tiempo al estudio.

¿La militancia le resultó una ventaja para relacionarse con las mujeres?
Bueno, a mí mujer la conocí en la agrupación… qué se yo. Somos novios desde el ’95 y este año cumplimos diez años de casados.

¿Por qué se incorporó al socialismo si en su casa eran peronistas?
En mi familia había peronistas de izquierda y peronistas de derecha; pertenezco a la rama familiar del peronismo de izquierda. Mi abuelo decía que no se iba a morir antes de ver al comunismo en Estados Unidos; pensar que murió en el ’88 y al año siguiente cayó el Muro de Berlín. En mi caso, me sedujo mucho lo que estudié en el CBC; todos los textos de Marx, los clásicos, los profesores que tuve… La diferencia que hubo fue que los profesores que tuve yo eran de extrema izquierda y eso tampoco me convencía porque me siento bien socialdemócrata. Además, empezó como militancia universitaria y después uno se va formando; tampoco es que me sumé por estar en plena coincidencia con los postulados del Partido Socialista.

¿Sus amigos son todos de la política?
Sí, son todos de la política. De mi secundario no me veo con nadie. Recién ahora con el Facebook me reencontré con gente de la primaria y la secundaria.

¿Cómo se lleva con las nuevas tecnologías?
Muy bien. En la facultad armé, por ejemplo, un blog para que los alumnos puedan seguir el curso por ese medio.

¿Y cómo le fue con el reencuentro con sus amigos de primaria y secundaria?
Seguimos vía Facebook, no los reencontré. La única vez que me encontré con compañeros del secundario fue en una reunión a la que me llamaron allá por el ’98 y me di cuenta que no compartíamos absolutamente nada. Todos mis afectos o conocidos son de la política o la facultad.

¿Qué comparte con sus amigos?
Antes de tener familia salíamos mucho al cine y a comer con amigos.

¿Cuántos hijos tiene?
Una nena de cuatro y un varón de tres meses.

¿En algún momento deja de hacer política?
Sí. El hecho de ser profesor en la facultad y tener otra actividad te permite desconectar. En un momento creí que no tenía tiempo y dejé de ser profesor; lo extrañé muchísimo, por eso prefiero tener siempre un pie en la facultad.

¿Qué lugar de la ciudad eligió para vivir?
Ahora estoy en Palermo, me es cómodo porque estás cerca de todos lados.

¿Qué le gusta hacer en vacaciones?
La típica: ir a la costa atlántica.

¿Qué lo seduce del mar?
Caminar, leer, que para mí es no hacer nada. Todo lo demás no me llama; ni los deportes ni las grandes caminatas.

¿No hace ningún deporte?
No, no me llama, nunca me llamó. Sólo camino por prescripción médica.

¿Y mirar deportes le gusta?
No, tampoco. Soy hincha de Boca no fanático.

¿Qué espera usted de la política?
Mis ambiciones personales están ya excedidas porque nunca pensé que iba a ser legislador a los treinta y pico de años. El esfuerzo que hizo este grupo de compañeros, encabezado por Roy Cortina, hizo que muchos llegáramos a lugares de decisión antes de lo previsto. Lo bueno de un partido como el nuestro es saber que si uno trabaja hay futuro. Mi intención es seguir aportando para que muchísimos más compañeros puedan crecer.

¿Qué análisis hace del resultado de las últimas elecciones?
No pensábamos que el macrismo iba a caer tanto y, por otro lado, hay una oposición muy fragmentada. Nos sorprendió el voto de Pino Solanas y que haya quedado a siete puntos del primero. Hay muchos factores que incidieron en eso, como la muy buena instalación de Pino, el apoyo de los medios y algunos intereses del kirchnerismo que hicieron que creciera. El escenario de acá al 2011 se presenta con distintos actores de la oposición y tenemos que empezar a buscar los consensos para ganar porque fragmentados no se puede ganar. En términos nacionales el escenario es parecido: el kirchnerismo ha sido derrotado, pero tampoco se ha manifestado claramente una oposición; hay una oposición más de centroizquierda, que es el Acuerdo Cívico y Social, y una oposición de centroderecha o un peronismo fragmentado.

¿Le ve capacidad de reacción al Gobierno?
No creo que le alcance. El hecho de que no haya una oposición clara le da más margen de maniobra, pero creo que vienen dos años movidos y de incertidumbre.

28/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ESPECIAL
Documento Labor

23/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor

16/11/2017
Reunión 33
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

09/11/2017
Reunión 32
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

02/11/2017
Reunión 31
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

12/10/2017
Reunión 30
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

05/10/2017
Reunión 29
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

Últimas Noticias


NUEVOS LEGISLADORES 2015

Ver Todo





La Legislatura y la gente

Nuestro Programa de TV


Bloque IV

Sección Cultural: Declaración de Interés Social y Deportivo al 2do. Día Paralímpico Argentino

Ver todos los programas


Twitter

aplicaciones

Descargate las Apps de tus Legisladores

Enterate de todo lo que queres saber y mantené contacto directo con las personas que te representan
Disponible la App Oficial de tu Legislatura