SESIÓN ORDINARIA EN VIVO

Reunión del año (23/11/2017)

Documento Labor

Mini Repo

  • Compartir:
  • A+
  • A-

04/10/2011

El cambio generacional no viene por la edad



Entrevista al Diputado Gonzalo Ruanova

“Haría algún deporte”, afirma sin dudar Gonzalo Ruanova, puesto a pensar qué sería de su vida si no fuese político. Jugó al fútbol en las inferiores de Platense y le hubiera encantado seguir, pero pudo más el estudio y su vocación por la política. Fanático de San Lorenzo por “tradición familiar”, motoquero en sus primeros años de estudiante de Abogacía, incursionó en la política “casi por obstinación personal”.

“Mis viejos se formaron con los cánones de la dictadura y estaban asustados todo el tiempo; me decían que no fuera, que no me metiera”, recuerda de la época de sus primeros pasos en el centro de estudiantes de su colegio secundario. Aquel fue el comienzo de un camino que en 2007, con apenas 30 años, lo llevó a ingresar a la Legislatura. Hoy integra el bloque de Nuevo Encuentro y en un momento en el que tanto se habla de los jóvenes y la política, aclara que no cree que el cambio generacional venga por la edad.

¿Qué haría si no fuera político?
A mí me encanta el deporte; haría algún deporte. Jugué hasta la 9º en Platense hasta que tuve que decidir entre estudiar o seguir haciendo deporte. Me encantaría hacer un deporte colectivo por la idea de grupo y de apuesta colectiva.

¿Sigue haciendo deportes?

Sí, sí. Juego al fútbol, nado, corro… Trato de descargar todas las broncas que uno se agarra en esto haciendo deporte. Tengo varias discusiones  en casa porque varios días termino jugando al fútbol a la noche; se generan varias discusiones, pero me encanta.

¿De qué jugaba?

En Platense atajaba. Ahora juego en todas las posiciones. Tengo el bolso con los botines y la ropa siempre en el baúl del auto y adonde me invitan a jugar, siempre estoy dispuesto.

¿Qué otro deporte le gusta?

Me gusta el rugby. Nunca lo jugué, pero me atrae esa concepción colectiva de apuesta a cumplir un objetivo con muchos más; la idea de empujar entre varios. También me gusta la idea de superación individual.

¿Ve algún contacto entre la política y el deporte?

Sí. La política es eso, es ser parte de un proyecto colectivo y compartir ideales, sueños y objetivos con muchos más. Siempre me gustó hacer política muy rodeado, siempre en una agrupación universitaria, en locales; siempre me gustó compartir las decisiones y las buenas y las malas con muchos más.

Decía que tuvo que decidirse por el estudio en lugar del deporte y eligió Derecho…

Sí, estudié abogacía. Mi viejo es escribano y siempre soñó con que terminara siendo escribano.

¿Y qué pasó?

Me preparé varias veces para dar el examen, pero siento que la política, si uno la hace con mucha pasión, es una actividad que constantemente le va generando agendas diversas y no se convierte en rutina. En eso me parece también parecida al deporte: todo el tiempo hay que definir en un instante y a las dos cosas hay que hacerlas con mucha pasión.

Sin embargo, uno no diría que los políticos son muy deportistas.

Hay de las dos cosas. Si uno no hace mucho esfuerzo la política no sólo te embrutece, sino que además te convierte en sedentario y te hace engordar. Hay algunos colegas que hacen el esfuerzo para que eso no les suceda, pero en realidad es una actividad bastante sedentaria.

¿Siente que lo ven como un “bicho raro” por esa inclinación suya por el deporte?

No, siempre me vieron más como un “bicho raro” por la edad. Ahora tengo 33 pero me tocó ocupar responsabilidades institucionales a temprana edad y siempre, encima, con cara de nene. Siempre me preguntaban cuántos años tenía, por qué tan joven y en la política.

¿Se habla mucho de los jóvenes y la política, qué tiene usted para decir al respecto?

La juventud, la verdad, no es algo que me parezca que sea un distintivo. Reniego de eso de creer que porque una persona es joven, es mujer o profesa determinada religión es bueno. He visto jóvenes muy buenos y también muy malos. No creo esa idea de que el cambio generacional viene por la edad. Sí creo que es cierto que los partidos nos debemos una discusión sobre cómo hacer para que participe la gente. Que las ocho fórmulas a presidente de la Argentina hayan sido elegidas a dedo habla de que la política no aprendió nada del 2001 y de un mal ejercicio de la democracia de los partidos políticos. Después decimos que la gente no participa. ¿Cómo va a participar si las decisiones se toman en un cuartito entre dos?

¿Cómo fue que decidió acercarse a la política?

Lo mío es una cuestión casi de obstinación personal porque mis padres son padres de la dictadura. Mis viejos se formaron con los cánones de la dictadura. Cuando a mí me tocó ir al colegio secundario y empecé a participar en el centro de estudiantes,  mis viejos estaban asustados todo el tiempo; me decían que no fuera, que no me metiera. Me acuerdo que me tuvieron que ir a buscar a la marcha 100 de los jubilados porque me llevaron detenido.

¿En su casa no se hablaba nada de política?

No, pero mi viejo siempre me permitió acceder mucho a libros, a la lectura del diario. Me acuerdo que él tenía una colección inmensa de la historia argentina de José María Rosa y me acuerdo de haber leído de muy pequeño los 18 tomos. Ni mi viejo, ni mi mamá, ama de casa, tenían una militancia política que marcara. Mi ingreso a la política tiene que ver con mi participación en el centro de estudiantes durante el secundario.

¿A qué escuela fue?

Al Normal 10, en Belgrano, en O’Higgins entre Monroe y Blanco Encalada. Fue una etapa muy interesante porque en ese momento se discutía la Ley Federal de Educación. Recuerdo aquella etapa con mucho cariño porque logramos que en la ciudad no se implementara la ley y fue porque había más de 100 centros de estudiantes funcionando, la CTERA era conducida por Mary Sánchez, una de las primeras dirigentes que admiré, que peleó y se movilizó en contra de la ley. Reconozco en aquella pelea parte de mi formación y mi historia.

Mencionaba a Mary Sánchez, ¿qué otro dirigente lo marcó en lo que es su vida política?
En aquellos años Chacho Alvarez surgía en la Convención Constituyente como una figura excluyente del antimenemismo. Fue una de las personas que me formó con la calidad académica que tenía para mirar la realidad política y con su sentido valiente de la oportunidad política; ahora es fácil oponerse al menemismo, pero en aquel momento no. Me tocó trabajar también en la Cámara de Diputados con Marcela Bordenave, la mujer de Germán Abdala, y es uno de los ejemplos que yo tengo; como también don Darío Alessandro y Moisés Fontenla. Reivindico mucho aquel proceso, más allá que después me enojé con Chacho por lo de la Alianza y también con su renuncia.

¿Usted fue motoquero?

Sí, cuando terminé el secundario, mientras arrancaba la carrera de Abogacía. Me encantaba; desde chico siempre tuve moto y fue una experiencia bárbara. En aquel momento no estaba tan agresivo el tránsito; era un laburo que me daba mucha libertad y me permitía tener un ingreso que me servía para salir y comprarme ropa.

¿Sigue teniendo moto?

Ahora no, casi por mandato familiar. Ya mis hijos me empiezan a pedir moto para ellos y mi mujer no quiere, pero me encantaba; fui varias veces a Mar del Plata. Era muy prudente, casi que miedoso. Ibamos mucho a Lujan, también a San Pedro. En la calle, además, hay mucha solidaridad entre los motoqueros.

¿Qué edad tienen sus hijos?

Tengo tres; una de 14 años, otra de 3 y un nene que va a cumplir 6. El difícil si uno tiene moto decirles que no después a ellos.

Es un padre joven…
Sí, sí; a la mayor la tuve a los 19.

¿Cómo vive su paternidad habiéndola tenido a esa edad?

En aquel momento fue muy difícil asumir que uno tiene responsabilidades a esa edad. Ahora es mucho más fácil porque tenés códigos mucho más cercanos a los de tu hija que los que tenía con mi viejo. A mí viejo, que tiene casi 70 años, le cuesta horrores cuando le hablo de Twitter o cosas así; en cambio, con mi hija me entiendo mucho mejor y la educación que uno le va dando tiene que ver más con las cosas que nos van pasando a los dos. Ahora está muy bueno. Una de las cosas más lindas que me pasó fue haber sacado entradas para ir a ver juntos a Los redondos en Junín.

¿Su mujer hace política también?

Ella es trabajadora social y es uno de los sostenes que yo tengo para hacer lo que hago porque esta actividad te quita tiempo para la familia; lo puede entender quien estuvo cerca, su padre es un militante histórico del Frente Grande, uno de los formadores del Fredejuso. Ella no está en política partiaria, pero sí en política: es docente y participa en una agrupación en la Facultad de Ciencias Sociales. La política complica, más teniendo hijos chicos porque uno debe estar más presente. La Legislatura trata de ser ahora más ordenada y las sesiones terminan más temprano, pero a mí me gusta la actividad partidaria; ir a los locales, a las charlas, a los plenarios.

¿Por qué?
Porque me encanta debatir con los compañeros a los que uno invita a ser parte de un proyecto. Es lo que me gusta.

¿Por qué Platense si usted es fanático de San Lorenzo?
Platense porque soy de Saavedra y el club me quedaba cerca. Lo de San Lorenzo es una historia larga, la de los inmigrantes españoles que vinieron a la Argentina y decidieron ser hinchas de dos clubes: Independiente y San Lorenzo porque a los dos habían venido jugadores españoles y cuando fue la famosa hambruna de la guerra civil en España los dos planteles hicieron giras para juntar alimentos. Hay mucha inmigración gallega que es de San Lorenzo o Independiente. A mí me hicieron de San Lorenzo por tradición familiar de mi viejo y mi abuelo. Hemos viajado mucho e ido a todos lados con San Lorenzo.

¿Cómo vivió el descenso de San Lorenzo?

No recuerdo tanto el descenso, porque era chico, pero lo que tengo muy presente es la campaña de vuelta a la Primera.

¿Siempre vivió en Saavedra?

Sí, mis viejos y mis abuelos viven desde hace casi 80 años. Sigo viviendo en Saavedra porque me gusta lo que sostiene como barrio en una ciudad tan urbana como Buenos Aires; tiene un sector de casas bajas, me encanta tener el Parque Saavedra y lo uso mucho; ahí voy a correr. Además es fácil para manejarse: tenés la General Paz, la Panamericana y Lugones.

¿La abogacía también fue un mandato familiar?

Sí. Yo me quería formar y trabajando en política la carrera de Abogacía me dio esa posibilidad. Ejercí muy poco; trabajos muy pequeños ayudando a mi viejo.

A usted siempre se lo ve tomando mate.
Sí es casi un tranquilizante y me encanta compartirlo. Lo llevo a la sesiones, a las comisiones. En eso soy bastante uruguayo y acá me cargan mucho por eso.

28/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ESPECIAL
Documento Labor

23/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor

16/11/2017
Reunión 33
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

09/11/2017
Reunión 32
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

02/11/2017
Reunión 31
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

12/10/2017
Reunión 30
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

05/10/2017
Reunión 29
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

Últimas Noticias


NUEVOS LEGISLADORES 2015

Ver Todo





La Legislatura y la gente

Nuestro Programa de TV


Bloque IV

Sección Cultural: Declaración de Interés Social y Deportivo al 2do. Día Paralímpico Argentino

Ver todos los programas


Twitter

aplicaciones

Descargate las Apps de tus Legisladores

Enterate de todo lo que queres saber y mantené contacto directo con las personas que te representan
Disponible la App Oficial de tu Legislatura