SESIÓN ORDINARIA EN VIVO

Reunión del año (23/11/2017)

Documento Labor

Mini Repo

  • Compartir:
  • A+
  • A-

03/06/2009

La dictadura fue la demostración del fracaso de la política



Entrevista al Diputado Fernando de Andreis

Fernando de Andreis ingresó a la Legislatura hace poco menos de dos años. Ocupó la banca que Marcos Peña dejó vacante al asumir como secretario General del gobierno porteño. Ahora busca su reelección. Licenciado en Administración, es vicepresidente de la Comisión de Educación. En sus primeros años de juventud fue –como su padrastro, Juan Manuel Bordeu– corredor de autos. Al frente de la lista de PRO, De Andreis espera que la política le dé revancha y le conceda el triunfo que no conoció en las pistas.

¿Por qué decidió dedicarse a la política?
La política, sobre todo la política económica, me interesa desde muy chico. A mi padre, sin haber sido político, le interesaba mucho y en mi casa se veía mucha política, sobre todo por televisión y yo me enganchaba. Además, siempre tuve mucha vocación de servicio. Más allá de que intento hacer un bien al resto, me hace muy bien a mí. Como dato anecdótico, mi abuelo paterno fue diputado nacional.

Habrá influido entonces en su decisión.
No lo conocí, porque viene de parte de mi padre biológico, a quien tampoco conocí porque murió cuando estaba en la panza de mi madre y mi abuelo murió cuando él tenía 18; creo que murió en el año 40. Dicen, de todos modos, que por algún lado los genes se cuelan.

Aún sin conocerlo, habrá escuchado historias y anécdotas de su abuelo.
Directas no porque no tuve mucho contacto con esa parte de la familia; mi madre se volvió a casar siendo yo muy chico y con quien se casó fue mi padre para mí. Lo que aprendí de política fue más de leer libros y de meterme ahora en Internet.

¿Diputado de qué partido fue su abuelo?
Diputado nacional por la Ciudad, creo que del 16 al 28. Militaba en el Partido Socialista Independiente.

¿Cómo se llamaba?
Fernando de Andreis. Compartía el bloque con el abuelo de Federico Pinedo.

¿Qué recuerda de la forma en que se veía la política en su casa?
Mucha discusión no había. Mi padre de crianza murió cuando yo tenía 15 y mi madre no tenía muchas inquietudes políticas; era más escuchar y ver política con él y preguntarle qué tal es este o aquel; era más una bajada de línea política de él hacia mí.

Por la edad que usted tiene, eran los años del retorno a la democracia y entonces había mucho debate y mucha participación.
Sí. Me siento un afortunado porque hice toda mi escuela primaria y secundaria en democracia. Por eso, para mí la democracia es un valor fundamental que no se discute. Recuerdo que el día que ganó Raúl Alfonsín en mi casa había una alegría inmensa, pero yo estaba por cumplir seis años y no terminaba de entender por qué. Hubiera preferido vivir todo ese proceso más de adulto para entender mejor lo que estaba pasando, pero de todos modos fue muy interesante vivirlo desde mi edad. La verdad que en ese época había mucha más participación y esperanza en la política.

¿Le parece que los jóvenes de su generación no valoran la democracia?
A los de mi generación, no tanto, pero a los más chicos les cuesta valorar la democracia. También veo que se perdió el interés por la política y por las cuestiones públicas; es lo que más me preocupa y lo que más trato de trabajar sobre todo con los chicos del secundario.

¿Qué diferencia nota entre los políticos de su generación y quienes vivieron la dictadura?
Bastante. Veo en la Legislatura que hay cosas que los más jóvenes no discutimos, que son así y que estamos convencidos de que son así. Los más grandes no es que discutan democracia sí o democracia no, pero en algún lado tienen la carga emocional de aquellos años. La dictadura fue en algún punto la demostración del fracaso de la política y ese peso lo veo en quienes la vivieron.

¿Cuál fue su primer contacto concreto con la política?
Cuando me sumé a la Fundación Creer y Crecer de Mauricio Macri.

¿Qué edad tenía?
Entre 25 y 26 años.

¿Cómo llegó a esa fundación?
Tenía un complicado proceso de ordenar mi vocación porque intenté estudiar un par de carreras y en mi casa hubo una gran crisis económica que en los ‘90 nos afectó muy fuerte; eso hizo que me tuviera que ocupar de cuestiones familiares a muy corta edad y no porque yo quisiera. A partir de 2001, cuando unos empresarios de Rosario compraron la quiebra de la fábrica que teníamos, me senté y pensé en lo que más me gustaba; ahí pude enfocar mi vida en lo que quería hacer y en ese momento fue que Macri se involucró más directamente en la política y por gente que tenemos en común me sumé. En la Fundación Creer y Crecer me encontré con Marcos (Peña), que fue una de las personas que me recibió y generé una muy buena relación con él.

¿Por qué decidió estudiar Administración de Empresas?
Venía estudiando Administración de empresas por una cuestión de mandato familiar. En un momento estudié Medicina, también trabajé mucho en el medio, y en un momento pensé que necesitaba tener una carrera universitaria. Como a mí los números y la economía me gustan mucho, me decidí a terminar la carrera. De todos modos, soy de leer también mucha historia.

¿Qué pasó con la medicina? ¿Es un médico frustrado?
La medicina me encanta, pero bueno… mi padre muere cuando yo tenía 15 años. Él había sido corredor de autos y cuando yo terminé el colegio también corrí en auto durante varios años. Pero mi padre decía que más allá de todo lo ídolo que uno puede ser, y a él le había ido muy bien, para él los realmente héroes o ídolos eran los médicos que podían curar gente. Eso me quedó y seguramente después de que falleció, sentía cosas que me acercaran a él. Obviamente que me gustan los autos y la medicina, pero las terminé haciendo más por eso que por una vocación real.

¿Quién era su padrastro?
Juan Manuel Bordeu. Corrió en TC muchos años en la década del ’60, fue a correr a Europa y tuvo un accidente muy fuerte en Inglaterra probando un Fórmula Uno y no llegó a debutar en esa categoría. Fue campeón de TC en el 66 y en el 72, corría con Chevrolet, con un auto muy conocido que se llamaba La Coloradita, que es el auto de la foto que llevo siempre en el celular.

¿Y usted cuánto tiempo corrió?
Dos o tres años; tenía serios problemas presupuestarios y mamá no estaba muy de acuerdo con que corriera; ni me daba la plata ni me ayudaba a conseguirla. Se me hacía muy complicado porque estaba sólo y tenía 19 años; muchos amigos de la familia tampoco me ayudaban demasiado porque sabían que mamá no quería que corriera y mi viejo se acababa de morir con lo cual tampoco le querían generar muchos disgustos.

¿En qué categoría corrió?
En Fórmula Honda, una categoría de la que salieron varios pilotos importantes como Tuero, Spataro y Ledesma. También tuve una experiencia en Fórmula 3 Sudamericana, pero no llegué a debutar. Siempre me gustaron los autos de fórmula porque son la sensación más pura de carrera.

¿Sigue vinculado con el automovilismo?
Con el Museo de Fagio; mi viejo fue el fundador del museo.

¿Y es un piloto frustrado?
Sí, sí. Nunca corrí un campeonato entero. Sólo en uno corrí nueve de once carreras; salí segundo en seis y tercero en una, pero nunca pude ganar. En eso sí quedé totalmente frustrado, espero ganar ahora en las elecciones.

¿A qué piloto tiene como su ídolo?
A Fangio. Mi viejo tenía mucha relación con él y lo conocí mucho de muy chico. No tengo ninguna duda de que es uno de los ídolos del deporte más grandes que dio el mundo. Correr en los autos de su época y de la manera en que él corría… no veo quién se le pueda parecer. Otro piloto que me gustó mucho es el Lole Reutemann. En algún punto Reutemann es el termómetro de la sociedad argentina: estaba considerado uno de los mejores pilotos de la historia de la Fórmula Uno, iba para adelante como un caballo, y acá nunca se lo reconoció.

¿Qué tiene para decir de Reutemann como político?
Un tipo que fue dos veces gobernador de Santa Fe, se come la inundación más grande que tuvo esa provincia y a los tres meses de esa inundación gana con más del 50 por ciento de los votos y hoy va a ganar de vuelta, merece un gran respeto. Evidentemente ha ayudado mucho a la gente en Santa Fe porque si no nadie resiste dos mandatos y consigue que la gente lo siga votando.

¿Cómo fue su infancia?
Mi familia es bastante particular; es un poco los tuyos, los míos, los nuestros. De mi madre y padre biológico estoy yo sólo. Mamá se casó con quien fuera mi padre, que ya tenía cuatro hijos: Juan Cruz, Juanchi, Ivonne y Beba. Cuando yo era chico se mató Juanchi y después mamá y papá tuvieron a mis hermanas más chicas, que son Pato y Helena, con quienes viví en la misma casa. Con los más grandes no viví con ninguno. Con Juan Cruz tengo una profunda amistad y una cercanía que es una de las cosas que mejor me ponen en la vida. Para mí siempre fue muy natural esa relación entre todos, pero hoy reconozco que fue algo muy lindo porque veo que en otros casos no se da.

¿Cuánto lo marcó esa forma de crianza?
Mucho porque te da una apertura muy grande. Me considero un afortunado por el ambiente familiar en el que fui criado, donde había mucho amor; había mucha armonía, mucho respeto y mucho cariño. Eso hace ver las cosas de una manera mucho más sana y eso me predispone de otra manera en esta profesión, que tiene que ver mucho con las relaciones humanas y la ayuda al prójimo.

¿Qué le gusta y qué detesta de la política?
La política me encanta porque es lo que más posibilidades da para mejorar la vida de la gente y las cosas del país y la ciudad; me provoca mucha satisfacción estar en política por mí, aunque suene egoísta, porque me satisface ayudar al resto. Hay muchas cosas que no me gustan, pero más allá de las cuestiones obvias, lo que me hace mucho daño es la violencia en cuanto a las formas de trato que hay entre los actores de la política y, sobre todo, en este último tiempo de gobierno kirchnerista; lo peor que hizo Kirchner fue imprimirle odio y violencia a las relaciones políticas.

¿Siente que eso se ha trasladado a la Legislatura?
Sí.

¿Ha hecho amigos en la política?
No sé si amistades íntimas, como la que tengo con compañeros de la infancia, pero sí de mucho respeto y diálogo. Hay diputados con los que he construido una excelente relación.

¿Qué diputado lo sorprendió?
Varios… Gonzalo Ruanova, Facundo Di Filippo, Christian Asinelli, por citar algunos que no son de mi bloque; con ellos tengo muy lindo vínculo.

¿Qué espera de la política en términos personales?
A mí la política me da una formación y una manera de ver las cosas muy interesante; en algún punto es una forma de vida. De la política espero transcurrir una gran parte de mi vida; no voy a retirarme haciendo política. Espero poder mirar un día para atrás y sentir que fue bueno haberme metido en esto y haber podido hacer un aporte.

¿Por qué eso de no retirarse haciendo política?
Porque no me gustan esos personajes que se atornillan a una silla y tapan el surgimiento de nuevas figuras, que, además, por lo general no evolucionan mientras la sociedad y el mundo evolucionan de una manera vertiginosa.

¿Siendo político le resulta difícil establecer relaciones personales fuera de la política?
Estuve en pareja hasta hace poquito y no creo que haya sido por la política que me separé. Reconozco, de todas formas, que no es un modo de vida muy amigable para la formación de una pareja. Ella trabaja en producción de programas de televisión y nunca sentimos que la política fuera una interferencia.

¿Sus amigos de la infancia entienden que se haya incorporado a la política?
Lo que más me preguntan es, por ejemplo, qué hago un viernes a la noche en una comida vinculada a la política o cómo hago para levantarme un sábado a las nueve de la mañana para ir a poner mesas y repartir volantes en alguna esquina de la ciudad.

¿Usted se lo pregunta alguna vez?
La verdad, no

¿Puede desconectar de la política?
No, puedo convivir en paz.

¿No lo atormenta un poco no tener su propio tiempo fuera de la política?
Sí, sí. Trato de hacer deportes, pero en el trayecto siempre por ahí algo hago. Me divierto, pero siempre en algún momento del día la política se me cruza.

¿Con qué se distrae? ¿Va al cine? ¿Mira televisión?
No veo tele, sólo veía los programas que producía mi novia. Soy de alquilar películas y veo muchas series, me gusta comprar series. El cine me gusta, pero voy muy poco; siempre pienso que tengo que ir más al cine.

 

28/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ESPECIAL
Documento Labor

23/11/2017
Reunión
ESTADO
Próxima
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor

16/11/2017
Reunión 33
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

09/11/2017
Reunión 32
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

02/11/2017
Reunión 31
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

12/10/2017
Reunión 30
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

05/10/2017
Reunión 29
ESTADO
Finalizada
SESIÓN
ORDINARIA
Documento Labor
+Info

Últimas Noticias


NUEVOS LEGISLADORES 2015

Ver Todo





La Legislatura y la gente

Nuestro Programa de TV


Bloque IV

Sección Cultural: Declaración de Interés Social y Deportivo al 2do. Día Paralímpico Argentino

Ver todos los programas


Twitter

aplicaciones

Descargate las Apps de tus Legisladores

Enterate de todo lo que queres saber y mantené contacto directo con las personas que te representan
Disponible la App Oficial de tu Legislatura