Noticias

Existen distintas formas de votación en el Parlamento de la Ciudad. Y en esta nota lo explicamos de manera simple.
26/02/2015

La Legislatura porteña está conformada por 60 diputados. Entra en sesión cada jueves con la mitad más uno de ese número (es el quórum mínimo), o sea que para comenzar a debatir son requeridos 31 legisladores sentados en sus bancas y registrados en el sistema electrónico que fue incorporado para verificar con esta técnica el número de votos que reciben las normas.

Dos pantallas gigantes ubicadas a la vista de todos en el recinto de sesiones marcan la cantidad de diputados presentes, esto queda automáticamente registrado cuando el legislador inserta su logo personal en la computadora de su banca. Una vez avanzada la sesión, está permitido debatir con la presencia de menos diputados que el quórum de 31, pero nunca pueden ser menos de 20 legisladores. Cuando llega el momento de votar lo que fuere, otra vez se requiere un mínimo de 31 asistentes.

La mayoría de las leyes se sancionan con la mitad más uno de los diputados presentes, a través del sistema electrónico registrándose el voto con el nombre de cada diputado y si fue positivo, negativo o abstención. Para abstenerse, el reglamento dice que el legislador debe pedir autorización al cuerpo y justificarlo. Sin embargo, los usos y costumbres han abreviado los trámites de quienes se abstienen, quienes apenas se limitan a decirlo.

En general y en particular

Primero las leyes se votan en general, o sea se pone a consideración el tema del proyecto en su conjunto. Una vez aprobado en general, el proyecto se vota “en particular”, es decir artículo por artículo. En ocasiones, se modifica la redacción de uno o varios artículos en el recinto y los diputados pueden votar algunos de ellos a favor y otros en contra.

En el caso de leyes con mucho apoyo de los distintos bloques puede alcanzar los votos de los 60 legisladores o casi de este total (si algún diputado está ausente). En el otro extremo, podría aprobarse una ley con 16 votos positivos (más de la mitad del quórum mínimo requerido).

Se exige mayoría de 31 votos, conocida como mayoría absoluta, para sancionar los códigos Contravencional y de Faltas, Tributario, los procesales, las leyes general de educación, básica de salud, sobre la organización del Poder Judicial, las que requiere el establecimiento del juicio por jurados; aprueba y modifica los códigos de Planeamiento Urbano, Ambiental y de Edificación; aprueba los acuerdos sobre la deuda de la Ciudad e Impone tributos.

Esa misma mayoría absoluta de la mitad más uno requieren los proyectos de ley referidos a imposición de nombres a sitios públicos, emplazamiento de monumentos y declaración de sitios históricos; toda concesión, entre otros. En estos casos además es obligatorio el procedimiento de análisis del tema en Audiencia Pública para que los ciudadanos interesados se expresen sobre el proyecto y los diputados escuchen y puedan agregar modificaciones antes de la sanción definitiva de la ley. O sea, se vota en primera instancia, se realiza luego la audiencia pública y se realiza después otra votación definitiva en diferentes días.

Con la mayoría de los dos tercios del total de sus miembros (40 votos positivos), la Legislatura aprueba los símbolos oficiales de la Ciudad, como fue el caso del nuevo escudo aprobado en 2013; sanciona el Código Electoral y la ley de los partidos políticos; sanciona la ley prevista en el Artículo 127 (de Comunas); aprueba toda concesión por más de cinco año o reconoce a un Ciudadano Ilustre, entre otros
temas.

Sobre Tablas

Un proyecto puede ser tratado “sobre tablas”, lo que significa que se pone a consideración inmediatamente en el propio recinto, con o sin despacho de comisión, cuando el resto de las iniciativas previamente deben ser tratadas en las comisiones inherentes que, al efecto, dictan despachos de mayoría y/o de minoría. Para que algo pueda ser votado directamente “sobre tablas”, debe existir el consentimiento de las dos terceras partes de los diputados presentes en el recinto.

Hay dos tipos de normas que se aprueban a mano alzada con la mayoría de los diputados presentes: estas son las declaraciones y las resoluciones. Las declaraciones son utilizadas por la Legislatura precisamente, para declarar un parecer, manifestar el interés, el repudio,
etc. por algún acontecimiento o realización. Las resoluciones son utilizadas para cuestiones de funcionamiento interno del parlamento o para pedidos de informes al Ejecutivo, entre otros temas.

Es de uso y costumbre que resoluciones y declaraciones se votan alzando las manos y los proyectos de ley se definen en cambio mediante el sistema informático que deja registradas las huellas dactilares y la votación de cada legislador.
 

© 2018 LEGISLATURA CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES, DIRECCION: PERU 160, C1067AAD (CABA) / TEL: (011) 4338-3000.

Calendario de Eventos